Páginas vistas en total

Translate

.

.

.

-

-

-

sábado, 20 de enero de 2018

HAY QUE DAR FRUTOS


Había transcurrido una parte de la velada cuando el pastor fue a buscar un saquito del que vertió una montañita de bellotas sobre la mesa. Empezó a mirarlas una por una, con gran concentración, separando las buenas de las malas. Yo fumaba en mi pipa. Me ofrecí para ayudarle. Pero me dijo que era su trabajo. Y de hecho, viendo el cuidado que le dedicaba, no insistí. Esa fue toda nuestra conversación. Cuando ya hubo separado una cantidad suficiente de bellotas buenas, las separó de diez en diez, mientras iba quitando las más pequeñas o las que tenían grietas, pues ahora las examinaba más detenidamente. Cuando hubo seleccionado cien bellotas perfectas, descansó y se fue a dormir.
Se sentía una gran paz estando con ese hombre, y al día siguiente le pregunté si podía quedarme allí otro día más. El lo encontró natural, o para ser más preciso, me dio la impresión de que no había nada que pudiera alterarle. Yo no quería quedarme para descansar, sino porque me interesó ese hombre y quería conocerle mejor. El abrió el redil y llevó su rebaño a pastar. Antes de partir, sumergió su saco de bellotas en un cubo de agua.
Me di cuenta de que en lugar de cayado se llevó una varilla de hierro tan gruesa como mi pulgar y de metro y medio de largo.
Andando relajadamente seguí camino paralelo al suyo sin que me viera. Su  rebaño se quedó en un valle. El lo dejo a cargo del perro y vino hacia donde yo me encontraba. Tuve miedo de que quisiera censurarme por mi indiscrección, pero no se trataba de eso en absoluto; iba en esa dirección y me invitó a ir con él si no tenía nada mejor que hacer. Subimos a la cresta de  la montaña, a unos cien metros. Allí empezó a clavar su varilla de hierro en la tierra, haciendo un agujero en el que introducía una bellota para cubrir  después el agujero. Estaba plantando un roble. Le pregunté si esa tierra le pertenecía, pero me dijo que no. ¿Sabía de quién era ?  No, tampoco. Suponía que era propiedad de la comunidad, o tal vez pertenecía a gente desconocida. No le importaba en absoluto saber de quién era. Plantó las bellotas con el máximo esmero. Después de la comida del mediodía reemprendió su siembra. Deduzco que fui bastante insistente en mis preguntas, pues accedió a responderme. Había estado plantando cien árboles al día durante tres años en aquel desierto. Había plantado unos cien mil. De aquellos, sólo veinte mil habían brotado. De éstos esperaba perder la mitad por culpa de los roedores o por los designios imprevisibles de la Providencia. Al final quedarían diez mil robles para crecer donde antes no había crecido nada.
Entonces fue cuando empecé a calcular la edad que podría tener ese hombre. Era evidentemente mayor de cincuenta años. Cincuenta y cinco me dijo. Su hombre era Elzeard Bouffier. Había tenido en otro tiempo una granja en el llano, donde tenía organizada su vida. Perdió su único hijo, y luego a su mujer. Se había retirado en soledad, y su ilusión era vivir tranquilamente con sus ovejas y su perro. Opinaba que la tierra estaba muriendo por falta de árboles. Y añadió que como no tenía ninguna obligación importante, había decidido remediar esta situación.
Como en esa época, a pesar de mi juventud, yo llevaba una vida solitaria, sabía entender también a los espíritus solitarios. Pero precisamente mi juventud me empujaba a considerar el futuro en relación a mí mismo y a cierta búsqueda de la felicidad. Le dije que en treinta años sus robles serían magníficos. El me respondió sencillamente, que si Dios le conservaba la vida, en treinta años plantaría tantos más, y que los diez mil de ahora no serían más que una gotita de agua en el mar.
Además, ahora estaba estudiando la reproducción de las hayas y tenía un semillero con hayucos creciendo cerca de su casita. Las plantitas, que protegía de las ovejas con una valla, eran preciosas. También estaba considerando plantar abedules en los valles donde había algo de humedad cerca de la superficie de la tierra.
Al día siguiente nos separamos. Un año más tarde empezó la Primera Guerra Mundial, en la que yo estuve enrolado durante los siguientes cinco años. Un "Soldado de infantería" apenas tenía tiempo de pensar en árboles, y a decir verdad, la cosa en sí hizo poca impresión en mí. La había considerado como una afición, algo parecido a una colección de sellos, y la olvidé.
Al terminar la guerra sólo tenía dos cosas:
Una pequeña indemnización por la desmovilización, y un gran deseo de respirar aire fresco durante un tiempo. Y me parece que únicamente con este motivo tomé de nuevo la carretera hacia la "tierra estéril".
El paisaje no había cambiado, sin embargo, más allá del pueblo abandonado, vislumbré en la distancia un cierto tipo de niebla gris que cubría las cumbres de las montañas como una alfombra. El día anterior había empezado de pronto a recordar al pastor que plantaba árboles. "Diez mil robles –pensaba ‑ ocupan realmente bastante espacio". Como había visto morir a tantos hombres durante aquellos cinco años, no esperaba hallar a EIzeard Bouffier con vida, especialmente porque a los veinte años uno considera a los hombres de mas de cincuenta como personas viejas preparándose para morir... Pero no estaba muerto, sino más bien todo lo contrario. se le veía extremadamente ágil y despejado: había cambiado sus ocupaciones y ahora tenía solamente cuatro ovejas, pero en cambio cien colmenas. Se deshizo de las ovejas porque amenazaban los árboles jóvenes. Me dijo ‑y vi por mí mismo ‑ que la guerra no le había molestado en absoluto. Había continuado plantando los árboles inamovible. Los robles  de 1910 tenían entonces diez años y eran más altos que cualquiera de nosotros dos. Ofrecían un espectáculo impresionante. Me quedé con la boca abierta, y como él tampoco hablaba, pasamos el día en entero silencio por su bosque. Las tres secciones medían once kilómetros de largo y tres de ancho. Al recordar que todo esto había brotado de las manos y del alma de un hombre solo, sin recursos técnicos, uno se daba cuenta de que los humanos pueden ser también efectivos en términos opuestos a los de la destrucción...
Había perseverado en su plan, y hayas más altas que mis hombros, extendidas hasta el limite de la vista, lo confirmaban. Me enseñó bellos parajes con abedules sembrados hacia cinco años (es decir, en 1915), cuando yo estaba luchando en Verdún. Los había plantado en todos los valles en los que había intuido  ‑ acertadamente - ­que existía humedad casi en la superficie de la tierra. Eran delicados como chicas jóvenes, y estaban además muy bien establecidos...".
En este caso la naturaleza y el hombre conjugaron el mismo verbo: la vida; vida que regresó a los parajes antes muertos. Donde había desolación ahora hay armonía y belleza, hasta el punto de ser uno de los parques naturales más importantes de Europa, y termina este relato de Jean Giono, presentándonos a un anciano retirado en las oscuras paredes de un asilo, pasando desapercibido de los honores y reconocimientos. Al fin y al cabo, su vida fue todo un ejemplo de humildad y de servicio abnegado a un ideal. Como dice la bienaventuranza: "Los mansos heredarán la tierra", y al personaje que nos ocupa seguramente le  corresponderá recibir más de un acre de tierra fértil en el nuevo mundo.

FRAGMENTO DEL LIBRO "LA CURACIÓN ESENIA" EDITADO Y DADO GRATUITAMENTE POR LA ASOCIACIÓN ADONAI PARA LA FRATERNIDAD CÓSMICA.

miércoles, 17 de enero de 2018

PENDIENTES Y PIERCINGS

OBTENIDO DE : http://masajeasturias.blogspot.com.es/2013/11/piercings-masajes-y-acupuntura.html

Piercings, masajes y acupuntura


Es evidente que un piercing, pendiente o perforación de cualquier otro tipo es una lesión en la integridad de nuestro cuerpo, pero la toleramos porque tiene un gran valor estético y las consecuencias de dicha lesión, que es mínima, son irrelevantes... ¿o no? Veamos qué tienen que decir las terapias naturales.

Cualquier elemento que se inserte permanentemente en la piel interrumpe o altera el flujo energético. No suele representar un gran problema: la energía, al igual que los vasos linfáticos o sanguíneos, termina por hacerse otros caminos y la continuidad se restituye. Sin embargo, si el piercing se coloca exactamente sobre un punto acupuntural, dicho punto queda anulado. Esto no tiene un efecto negativo sobre la salud, sino que impide las posibilidades terapéuticas que pudiera ofrecer dicho punto. En acupuntura no hay una única manera de hacer las cosas y en casi cualquier situación se pueden buscar puntos alternativos que hagan el mismo efecto o muy similar. El punto más crítico que se suele ver afectado por los piercings, por sus importantísimas funciones, es el ombligo.

Justo en el centro del ombligo está el punto 8Ren, esto es el octavo punto del meridiano Ren Mai. Este punto es una de las pocas puertas de acceso

principales a la energía vital o Jing Qi. Es un punto antienvejecimiento, fortalecedor de la salud en general, preservador de la vida, con buena acción en ginecología e incluso para hacer recobrar la conciencia y la temperatura corporal en desmayos, lipotimias, hipotermia y colapsos similares. Sólo en situaciones extremas, de vida o muerte, se puntura con

agujas. En vez de eso se estimula con calor..., a menos que haya un piercing atravesándolo. No se puede aplicar calor si hay un elemento plástico o metálico: harían quemaduras. En caso de vida o muerte, bienvenida sea la quemadura; pero es una lástima perder este poderoso punto en la gran variedad de tratamientos menos urgentes que lo incluyen. Aunque se retire el piercing en el momento de la terapia, el agujero está

ahí y la energía no se comporta igual. Si te pones un adorno en el ombligo y tienes la mala suerte de provocarte un bloqueo energético del canal Ren Mai puedes encontrarte con infertilidad, amenorrea, endometriosis, fibromas uterinos, displasia cervical...

Otra zona habitual de piercings es la ceja. En el arco cilial hay unos pocos puntos, en unas depresiones del hueso que se pueden palpar fácilmente. Tienen usos diversos, ninguno tan espectacular como el 8Ren. En el entrecejo también se ubican piercings a veces. Aquí tenemos el punto Yintang, muy interesante en ansiedad, depresiones, agitación mental y otros usos curiosos como aumentar la capacidad de sentir placer. Además coincide con Ajna, el chakra del "tercer ojo". No se puede utilizar este punto si está perforado o tiene un piercing.

Los elementos en el mentón y la comisura de los labios podrían tener repercusiones osteomusculares en las caderas y la columna vertebral, según a qué altura se pongan, si bien no es frecuente. Más raramente, la alteración podría ser orgánica y afectar al funcionamiento de las entrañas.

En el caso de la lengua, el piercing suele colocarse en la zona que reflexológicamente coincide con el bazo. Herir la lengua ahí es como herir el bazo, y las consecuencias pueden ser sensaciones de mareos y vértigos derivados de un fallo en la función energética de este órgano. La osteopatía coincide en esto, aunque lo explica de otra manera. Estructuralmente, la lengua es un péndulo e interviene en el equilibrio corporal.

Más o menos como la cola de los cuadrúpedos, pero de manera mucho más sutil. Como es imposible asegurar que el peso del piercing esté exacta y matemáticamente centrado y equilibrado, se crea una leve fuerza que desequilibra la lengua. Y los desequilibrios leves en los sistemas que rigen el equilibrio se traducen en mareos.

¿Te imaginas que alguien llevase todo el tiempo agujas en vez de pendientes?

No podía quedarse atrás al zona por excelencia de pendientes y piercings, la oreja. La oreja es un microsistema completo y de efecto muy

poderoso. Como microsistema, permite actuar sobre la totalidad del organismo. La red energética en la oreja es delicada. Los puntos de acción no son puntos acupunturales, sino zonas mucho más delicadas y superficiales. Un punto sobre el que se coloca un pendiente, queda destruido a efectos terapéuticos. En las zonas habituales de

perforaciones, el lóbulo y el arco externo (el hélix) tenemos las zonas auriculares correspondientes a la cara y la cabeza y todo lo que contienen, y algunos puntos útiles en problemas genitourinarios, de ansiedad, cefaleas, resfriados y afecciones respiratorias o hipertensión. De nuevo, es una lástima perder estas opciones terapéuticas.

De hecho, las perforaciones en la oreja pueden tener efectos antiterapéuticos. La zona del lóbulo donde se perforan las mujeres tradicionalmente para los pendientes se corresponde con la zona ocular. Teóricamente, un estímulo continuado en la oreja hace que el punto auricular deje de funcionar, se agota su capacidad de respuesta; pero hay

algunos casos de mujeres con un problema crónico de lagrimeo excesivo y se especula que pudiera ser por la perforación del lóbulo. Les pasa a algunas actrices famosas.

¿Conocéis a alguien?

En todo caso, es especialmente desaconsejable perforar las orejas de los niños y niñas de poca edad. Todos los sistemas de su cuerpo están en formación y una intromisión de este tipo no es ninguna ayuda. Incluso la gente totalmente escéptica con estas teorías debería abstenerse: ya se perforarán ellos de mayores si quieren, que no duele tanto.

Con que ¿estás pensando en hacerte un piercing y tienes dudas? Pues aquí tienes un riesgo a considerar además de las consabidas infecciones. A estas alturas, de las dilataciones no hace falta hablar, ¿verdad?