Páginas vistas en total

Translate

.

.

.

-

-

-

miércoles, 21 de marzo de 2012

LOS JARDINES JAPONESES






Los jardines japoneses y el diseño de los mismos han intrigado y estimulado a los visitantes occidentales desde que los primeros navegantes ibéricos pusieron un pié en estas tierras. El arte japonés del diseño de jardines data de alrededor de 1300 años. Los paisajes secos de inspiración Zen gozan sin duda de una justa fama, pero no son los únicos ni los primeros: mucho antes de su aparición, ya existía en Japón una estética jardinera perfectamente desarrollada. El Zen no haría más que añadir nuevas dimensiones
estéticas.
Los jardines de los siglos VI y VII incorporaron estanques, puentes y linternas de inspiración china o coreana, así como la noción budista de que el centro del cosmos estaba en el monte Sumeru. En los jardines, el agua es un elemento más de la composición, y se la incorpora de maneras muy diversas. En
algunos casos, un arroyo desviado de su curso, sugerirá un desfiladero de montaña, mientras que un islote de pinos en una laguna, puede ser una evocación de Matsushima o algún otro paraje de excepcional belleza. En otros, el sonido del agua que gotea en una vieja vasija de piedra, proporciona un efecto de sedante frescura. Así, los palacios imperiales y las residencias de
la nobleza Heian, se erigían frente a lagunas con paisajes montañosos
"transplantados" en donde los emperadores y cortesanos apreciaban el
espectáculo que ofrecía el correr del agua arroyo abajo.Durante el período Kamakura, también los guerreros provinciales, además de los monjes y nobles, comienzan a interesarse en la construcción de jardines. La primera obra crítica de la jardinería japonesa, el Sakuteiki (Ensayo acerca de la construcción de jardines) de Tachibana Toshitsuna, fue escrita a principios del período Kamakura (1185-1333). El Sakuteiki está basado en una gran cantidad de experiencias prácticas en la jardinería paisajística. Es el escrito más antiguo en el que se explica cómo proyectar un jardín, a pesar de que la jardinería paisajística ya fuera practicada anteriormente en Roma y China. De la lectura detenida del Sakuteiki, se desprende que los japoneses habían dominado los principios de la jardinería paisajística, desarrollando su propio estilo creando estanques, y pequeños islotes para representar el mar y las islas, así como montículos para representar las montañas.
Tachibana nos cuenta que las "islas" en el "estanque", deberían simular un paisaje brumoso - cada isla debería ser asimétrica, con perfiles distorsionados-. Prestaba mucha atención a las orillas. La frontera entre el agua y la tierra debía hacerse con pequeñas piedras representando una playa de arena. La línea
25de la costa debería mantener una apariencia bien acabada incluso cuando el nivel del agua subiera o bajara ligeramente.
Asimismo nos repite varias veces que hay que colocar las cosas "en su sitio apropiado". Cuando colocamos algunas rocas, primero tenemos que poner cuidadosamente una de ellas y después situar la siguiente "justo en su lugar". Con ello se crea una tensión estética entre las rocas, Este principio fundamental ha sido seguido desde entonces por los diseñadores japoneses de jardines.
Años más tarde, el principio de la tensión artística fue utilizado en los accesos empedrados (roji) que conducen a las casas de té. En su búsqueda de tranquilidad, los jardines japoneses orientaron las rocas
en forma horizontal, a diferencia de lo que se practicaba en los jardines de China.
El estilo de la jardinería japonesa, no ha permanecido estático. Se han ido introduciendo con el tiempo nuevos estilos, El jardín ideal del siglo XI, fue tomado de escenas del Yamato-e (antiguo estilo de pintura japonesa), muy de moda en aquellos tiempos. Reproducidas de forma tridimensionales. En la imitación de este estilo pictórico, se colocaban, especialmente en grupos, rocas características, simbolizando las montañas que se elevan sobre espacios de arena blanca, que a su vez
simbolizaban el océano. A este estilo se lo llama Karesansui (paisaje árido), y se convirtió en el ideal durante el período Miromachi (siglos XIV y XV). Este estilo fue adoptado fundamentalmente por los templos Zen, dado que expresa la austeridad Zen tan buscada en esos momentos.
Por esa época se introdujo el té en Japón procedente de China, en el siglo XIII. Posteriormente, en el siglo XV la ceremonia del Té se había desarrollado como un rito característico japonés.
Este ritual ejerció una gran influencia sobre los diseñadores de jardines. Los maestros del té ordenaban las piedras de manera artística y práctica para que los que se acercaban a la casa de té no pisotearan el
musgo, En cuanto a la iluminación de estos accesos durante las ceremonias celebradas al anochecer, utilizaban el mismo tipo de linternas de piedra que se ven en los monasterios y los templos, Estas linternas se hicieron rápidamente populares en los jardines, y hoy en día se los considera un elemento tradicional del jardín japonés.
A diferencia de los jardines en Europa, en los jardines japoneses no se favorecía desarrolló en Japón alrededor del siglo XIV, pero nunca fue utilizada para conseguir siluetas imaginativas como en Europa, pero si para conseguir un cierto equilibrio geométrico.
Durante siglos. Los japoneses han proyectado escenas de jardín utilizando los principios de "Shakkei" (escenario prestado). Se consideran las vistas distantes a la hora de diseñar los jardines, y se los utiliza como parte del efecto global. Al igual que las técnicas de poda, las técnicas de "Shakkei" se expandieron con rapidez en Japón, y se siguen utilizando frecuentemente en la actualidad.
Hemos visto como los jardines japoneses han ido cambiando con el tiempo. Pero las
prácticas antiguas nunca han sido abandonadas con la introducción de otras nuevas, Los nuevos estilos se añaden y complementan a los anteriores estilos que permanecen, en un proceso también común en los cambios de toda la cultura
japonesa.
Incluso cuando algunos jardineros del siglo XIV comenzaron a utilizar rocas y arena para crear "paisajes áridos", las viejas técnicas del Sakuteiki, utilizando vegetación, agua y rocas, permanecían constituyendo la norma. Unido a esta norma se
encontraba un nuevo estilo de ordenación de rocas inspirado en la imaginería de las pinturas a tinta. El Sakuteiki nos habla de organizar las rocas de tal manera que parezcan "un grupo de perros dormitando" o "un gripo de temerosos jabalís corriendo
en diferentes direcciones". Técnicas post-Sakuteiki recomiendan que las rocas simulen despeñaderos de montañas. Esta fue una de las deas añadidas al viejo
orden. Es más, es necesario recordar que los mejores jardines japoneses no han incorporado simplemente nuevos elementos, sino que han seleccionado cuidadosamente sólo aquellos elementos que se adaptan a la verdadera naturaleza
del conjunto, En este sentido, no se trata de un proceso de adicción, sino de substracción, de moderación en la imaginación y refinamiento en la composición.
Casi todos los estilos de jardines que se desarrollaron a partir del Sakutiki de Tachibana, en el siglo XI, aún pueden ser contemplados en Kyoto o sen sus cercanías, y no han sufrido grandes cambios desde hace siglos. También en este
aspecto Japón se encuentra en una posición única en el mundo.

Obtenido de la revistasensei.com.ar
Fuentes. Revista Nipona. Texto: Yokoyama Tadashi.
Japón. El Imperio del Sol Naciente. Collcutt, Jansen y Kumakura.

No hay comentarios: