Páginas vistas en total

.

.

.

-

-

-

miércoles, 26 de julio de 2017

HIJOS DE LA LUZ

La luz es necesaria para la salud por ej. contra la depresión. ¿Cuánta luz conviene a los ojos?. Los ojos han sido formados por la Naturaleza para recibir el estímulo de la luz. Cada órgano tiene su estímulo. El de los ojos es la luz, como el del oído es el sonido. La luz del sol que es completa en toda clase de radiaciones, mejora el funcionamiento de los ojos. La poca luz perjudica los ojos. Para la vista, conviene trabajar durante el día, aprovechando la luz solar y descansar durante la noche. El cambiar este orden, trabajando y divirtiéndose de noche, con luz artificial y durmiendo hasta bien entrado el día, no es natural y perjudica a los ojos si se toma por costumbre. Ninguna luz artificial puede imitar lo que hace la Naturaleza. Hoy día hay un miedo infundado y perjudicial a la luz del sol. Es verdad que las personas no acostumbradas a los rayos solares, cuando sin entrenamiento previo se exponen mucho tiempo al sol, pueden sufrir una irritación de los ojos y de los párpados. También se ha dicho que el recibir una luz muy intensa en los ojos por bastante tiempo ha causado catarata o daños en la retina. Conviene que puntualicemos bien estos hechos, para que no sean mal interpretados. En los casos de catarata o de daños en la retina producidos por una luz muy intensa, no se trataba de la solar, sino de un potente foco de luz artificial situado delante de los ojos y muy cerca de ellos, y estando la persona quieta y mirando fijamente al foco, esto es totalmente distinto a lo que nos ofrece la Naturaleza. La irritación de los ojos o párpados por la luz del sol puede aparecer en personas de ojos débiles o enfermos, o que tienen defectos de la vista, o que antes huían de la luz solar y de pronto bruscamente se exponen al sol sin entrenarse debidamente. A esto casi siempre se añaden otras causas como el fumar, el alcohol, demasiada sal y condimentos picantes en la alimentación, etc..., causas todas ellas que perjudican los ojos. El acostumbrarse a los agentes naturales debe hacerse poco a poco, por grados, aumentando lentamente. La luz del sol fortalece los ojos, pero es que además la ciencia ha demostrado que la luz que entra por los ojos es un estímulo natural muy beneficioso para la hipófisis, glándula importantísima situada en el cerebro y que dirige el funcionamiento de muchos órganos importantes del cuerpo. En los libros y escritos de medicina de la antigüedad no se encuentra ningún dato de daños producidos por el sol en los ojos, daños que, de existir, con seguridad hubieran sido conocidos por los médicos antiguos, que eran observadores muy perspicaces. El temos a la luz es muy reciente. Comenzó alrededor del año 1914. Antes de dicha época pocas personas llevaban gafas oscuras. La persona que entonces las llevaba despertaba la compasión del público, pensándose que la pobrecita estaba muy mal de los ojos. ¿Qué ha ocurrido? No podemos admitir que alrededor de 1914 la luz solar que hasta entonces nunca había perjudicado a los ojos, se hubiese vuelto bruscamente perjudicial en todo el mundo civilizado. Ahora las gafas del lado oscuro se exponen en los escaparates de forma muy visible y se anuncian con propaganda convirtiéndose en una moda el llevarlas e influyendo mucho el afán de imitación. Pero al huir de la luz, los ojos se debilitan y cada vez son menos capaces de resistirla. Está demostrado que los ojos sanos pueden resistir sin perjuicios mucha más luz de la que ordinariamente nos ofrece la Naturaleza. Las gafas oscuras no sirven más que en casos especiales y siempre son perjudiciales para los ojos sanos. La oculística considera que su uso carece de todo fundamento y que es una moda antinatural. Quien quiera suprimir sus defectos de la vista y tener unos ojos sanos no ha de tener miedo a la luz del sol, pues esta luz vivificante es un excelente agente regenerador de los efectos de los ojos y fortalecedor de la vista.

La sorprendente cura de la tuberculosis y de otras enfermedades que consiguie­ron esos médicos ocupó los titulares de la época. Lo que más sorprendió a la profe­sión médica fue que los benéficos rayos solares no surtieran efecto en los pacientes que utilizaban gafas de sol. (Las gafas de sol filtran importantes rayos del espectro que el cuerpo necesita tomar a traves de los ojos y llegar al cerebro- glandula pineal directamente).
Estos rayos beneficiosos llegan aunque uno este a la sombra.
Actores de Hollywood pusieron de moda las GAFAS OSCURAS de sol ...AÑOS 30 ..
El uso común de las gafas de sol no llegó hasta que en 1929 Sam Foster al frente de Foster Grant Company comenzó la producción y distribución masiva de gafas de sol a un precio asequible en Atlantic City, extendiéndose rápido por el resto de Estados Unidos y ...claro ...del mundo.
Fueron las mujeres las que mayoritariamente se sumaron a esta moda como parte de su "liberación" e índice de una nueva vida que iba más allá de las tareas domésticas del hogar.
En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, se pusieron de moda para los hombres, bajo la influencia de la estética de militares y aviadores de Norteamérica, las gafas con lentes de espejo con finas armaduras metálicas, adquiriendo connotaciones de marcada virilidad, estilo que se mantuvo en vigencia y fue adoptado por algunos intérpretes del rock de finales de los años 50 como Lou Reed y Bob Dylan.
En el siglo XX las gafas de sol pasan a formar parte de la moda. Las actrices recurren a ella para intentar esconder sus identidades.
La moda de las gafas de sol que habia empezado hacia 1914, pues antes de aquella época había muy poca gente que llevara, y el que lo hacía despertaba la compasión de los demás, ya que consideraban que padecía alguna enfermedad o que era ciego.
Mantener el sol alejado nos lleva al aislamiento de nuestro entorno y aumenta el abismo entre el mundo interior y el exterior. Además, impide la carga del hipotálamo al cerebro a través de los nervios de la vista, que se abre al mundo exterior al globo ocular. De manera que el uso de las gafas de sol no es nada recomendable, ni para los ojos sanos, a no ser en casos excepcionales.
El sol es un regenerador del cuerpo en general, y muy beneficioso para los ojos. Aumenta la vitalidad y relaja los órganos. Para los baños de sol oculares, se cierran los ojos y se dirige la cara hacia el sol, desplazando muy lentamente la cabeza de derecha a izquierda y viceversa. Después palmear durante unos segundos y se repite la exposición al sol. También se pueden abrir los ojos muy levemente de vez en cuando, como en un flash. Los baños de sol son recomendables con bastante frecuencia y de corta duración.
Recuerdo un estudio que lei hace casi 15 años sobre un grupo etnico de Africa y problemas de salud aparecidos junto con la llegada masiva de gafas oscuras.

No hay comentarios: